14.8.14

ENTRE MOTORES ANDA EL JUEGO.


El martes pasado fuimos a ver a un amigo de mi hijo y tiene un motor de Alfa Romeo 33 1.7 de carburación, lo arrancamos para ver como sonaba.





Había comprado mi hijo otro motor para hacer injertos o Swap como lo llaman ahora,  llegó hoy, ya tenemos otro entretenimiento para una temporada entre desmontar comprobar e intercambiar piezas de otro motor para conseguir más caballos que los que ahora tiene.


 El motor según lo ha traído la agencia de transportes



 Lo hemos llevado al taller en el Nissan patrol.

Para cargarlo en el Patrol le ha ayudado el amigo. Para descargarlo lo ha hecho él sólo sin mi aprobación.

Este motor es un 2.500 que sustituirá en parte al 2.200 que tiene ahora.




 Esta tarde Javier ha pintado las llantas del BMW y yo he sido mero observador.






Para compensar un poco el trabajo que ha hecho con este coche se lo he dejado que lo estrenara él y se lo ha llevado de paseo.

10.8.14

DE NUEVO EN LA RIBERA SACRA, COMIDA POPULAR EN TEIMENDE.

 Un año más hemos vuelto a ir a la comida popular en Teimende (Parada do Sil). Ya son varios años los que asistimos a este evento, es la ocasión de ver a la familia y a todos los vecinos del pueblo.

Salimos de Vitoria el jueves a la mañana con la intención de parar a comer en León con unos familiares, así lo hicimos. Me habían comprado una pieza para uno de los coches en un desguace de Madrid y era el momento de ir a recogerla. Esto es un chollo, me compran la pieza y además nos invitan a comer que más se puede pedir. A la tarde reanudamos el viaje hasta llegar a Parada do Sil.

Como siempre, lo hemos pasado estupendamente. Es  una pena que no hayamos tenido más tiempo para volver a visitar todas las cosas bonitas que hay allí; pero mi hijo tenía que trabajar este lunes y nos hemos tenido que venir el domingo, a las 18,30 ya estábamos en Vitoria para que Javier tuviera tiempo para descansar. 




Allí hemos estado de invitados en casa de unos familiares. como me gusta sacar fotos he aquí unas flores.





No podían faltar los coches clásicos que me he encontrado en el camino.






Ya en Parada del Sil, todos los días a tomar café y alguna cervecita en los bares del lugar. Aquí el homenaje a los barquilleros del Concello.
Así llegamos al sábado por la noche, que tuvo lugar la cena popular y allí acudimos prestos a dar cuenta de las viandas que había oficiado el restaurante O Cutiñeiro para tal evento.



Finalizada la cena hubo tertulia hasta bien tarde acompañados de un café.

Hoy a la mañana había pereza para levantarse pero no había más remedio que hacerlo para llegar y descansar.

La mañana nos salio lluviosa, ya es costumbre pasar por Montefurado y la carretera es tortuosa y estrecha pero con unas vista estupendas.





Fue transcurriendo el día a medida que nos íbamos acercando a Vitoria, paramos a comprar los productos típicos de León, cecina.

Así transcurrió el tiempo que hemos estado por tierras gallegas.

Hasta pronto.