4.5.17

EL ANTES Y EL DESPUÉS.

Pensando y valorando sobre que es más placentero para mi con los coches clásicos, hay dos cosas que son las que más me gustan, la primera: partiendo de un coche que está totalmente abandonado en cuanto a su cuidado, que incluso ni anda el motor, el volverlo a ver circulando habiendo hecho todas las reparaciones con mis manos, pese a que me las manche y tenga que andar con cepillos para poder sacar la grasa de las uñas, no me importa en absoluto, es más, disfruto no con mancharme, mejor sería trabajar con piezas nuevas, no sería igual.

La segunda cosa que más me gusta es el salir un domingo a dar un paseo con ese coche que has reparado tú, que como he dicho no le devuelves la vida, pero si que haces lo que es menester para que vuelva a circular, merece todo el esfuerzo y empeño que has puesto para que así sea; es impagable.

Aquí he puesto un antes y un después de algunas piezas de un motor que estoy preparando para sustituir al que tiene mi coche que ha soportado 9 dueños anteriores y aún funciona.

Lo he comprado en Cataluña, llevaba años sin andar, mi intención era desmontarlo he ir sustituyendo todo aquello que esté mal.

Así está ahora la tapa de balancines, después de unas sesiones de lija.

Preparé un soporte para trabajar más cómodamente con el motor.

Hoy le he dado una mano de pintura, ya parece otra cosa, ahí está con el motor suspendido en espera de piezas que tengo que sustituir.

El bloque motor estaba oxidado.


Un poco de pintura y parece nuevo


El cigüeñal, no se ve, va en el interior del motor, pero está mejor pintado.

Aquí ya pintado.

Así igual con la mayoría de las piezas ¡luego si anda, no te cuento la alegría!

1.5.17

PARTICIPAMOS EN ORTUELLA 2017

Ayer participamos en la concentración de coches clásicos de Ortuella en Vizcaya, es un evento que no falto "de momento" ningún año, digo de momento pues, uno tiene ya una edad que un año pasa corriendo, pero puede haber muchos sucedidos, muchos se han quedado atrás en el camino, mientras el cuerpo aguante intentaremos seguir asistiendo.

El tiempo no nos acompañó, ha llovido todo lo que ha querido y un poco más. 

Cuando nosotros hemos llegado desde Vitoria, ya había muchos coches participantes estacionado en el lugar de costumbre.




Otra vez la conductora a sido la Sra. sin problemas, no he tenido que decir ¡¡tenemos un problema conduce ella!!

Me gusta conducir, pero a veces se va bien de copiloto.

Dejamos los coches, hacemos la inscripción y nos fuimos a tomar un café a un bar cercano, yo que voy a paso lento, con la lluvia que caía ahí se pueden ver los bajos de los pantalones, "un poco mojados"

 De Vitoria bajamos 5 coches estos tres y el Mini de mi hijo Javier y el nuestro.
Hubo un recorrido en coche hasta la Arboleda no quise participar, había que andar un buen trozo y con el agua que caía preferí quedarme a esperar junto al coche.

Finalizado el recorrido de los participantes, me acerqué para ver las paellas que estaban preparando para la comida.

Buena pinta tienen, había una de carne y otra de pescado.

Preparados para el reparto.

Las mesas ya en su sito en espera de los comensales.


Un buen plato de paella que tenía buena ración, se podía repetir.


Dimos buena cuenta tanto de la paella como el postre y los dulces, es tan tentador que uno quiere bajar un poco de peso, pero así no se puede.



Durante la comida, tertulia y luego reparto de premios para los participantes que les acompaño la suerte, únicamente a uno de vitoria llevó premio.

Premio al coche más antiguo, año 1926.


Premio al coche más lejano de Guardo (Palencia)

Premio al club que más participantes llevaba, el año pasado nos correspondió a nosotros, este año al Club vw de Vizcaya.

Finalizado el acto de regreso a Vitoria a destacar el agua que nos acompaño durante todo el recorrido.

Un año más,