13.5.16

EN COMUNIDAD NO DEMUESTRES HABILIDAD.


Tenía unas cosas pendientes de hacer, ayer empecé con alguna de ellas, en primer lugar había una amoladora que dejó de funcionar, antes de tirarla merecía que se le echase un vistazo para comprobar que le había pasado y si se podía reparar.

Desmonté por completo, comprobé los cables para ver si llegaba corriente, no había problemas en ese punto. Comprobación del interruptor de encendido apagado, sin problemas. No marcaba resistencia Ohmios con el polímetro al  poner el interruptor en ON, y midiendo en las clavijas del enchufe. Por último, escobillas bien, mido en las bobinas y una de ellas estaba cortada, no recuerdo exactamente el valor en Ohmios aproximadamente pienso que eran 63 Ohmios, la otra estaba cortada. 


Comienza la búsqueda para encontrar la rotura, se quita todo el material que hay alrededor de la entrada a la bobina.


Por fin aparece la zona cortada, se raspa bien para quitar el barniz del cable de la bobina, se suelda un cable eléctrico flexible, el cable rojo que se ve en la foto inferior.
El cable se suelda nuevamente en la entrada de corriente, se monta todo y funciona. Tema zanjado.



Otra cosa que teníamos pendiente es el Toyota Supra, Tiene muchos tubitos de vacío para que funcionen ciertas partes del vehículo.

Este que figura en la foto sirve para abrir y cerrar la calefacción, no funciona, lo llevo a casa, compruebo su funcionamiento y no hace nada, habrá que localizar otro.

El sensor de picado o knock sensor, estaba roto y se encendía la luz check sensor.

Pedí uno que tenía el mismo tipo de conector, no estaba muy claro que fuese compatible, el valor coste monetario no me pareció excesivo, unos 9 € lo pedí, llegó y no funciona el sistema. Ya he pedido dos más de un despiece de Toyota Supra, ahora toca esperar nuevamente.
En tanto en cuanto, el Toyota sigue con la boca abierta.
Lo arrancamos de forma periódica, pero está en stand by en cuanto a circular se refiere.

8.5.16

PASAMOS EL DOMINGO EN MIRANDA DE EBRO (Burgos)

Día 8 de mayo, salimos a dar un paseo con nuestro Austin Victoria junto con otros compañeros de nuestra Asociación de Amigos de los Vehículos Clásicos de Vitoria-Gasteiz "OHIKO"
Como casi siempre, hemos llegado cuando ya iniciaban la marcha hacia Miranda de Ebro para participar en una reunión de Coches Clásicos.

El día anterior fue un día de viento que presagiaba lluvia, no hubo problemas, aguantó sin llover hasta después de comer. Nos permitió subir hasta San Juan del Monte y estar allí un buen rato, hasta casi las dos de la tarde que volvimos a Miranda, aparcamos en una calle peatonal, nos tomamos un café y seguidamente la comida.


De camino a Miranda de Ebro.






Hoy he ido de copiloto, le ha tocado a la Jefa de conductora.

El punto de encuentro con otros aficionados el parking del lidl, cuando nosotros llegamos había ya muchos coches estacionados en espera, preparados para iniciar la marcha hasta San Juan del monte.


Otra vez en marcha, vuelta por Miranda y subida al monte.

 La lambreta subía al tran-tran y le adelantaban los coches, o es que le pesaba la cuesta.

Ya en San Juan del Monte, hubo chori-pan o bollo preñado para todos los asistentes.

Pese a que había desayunado, no me vino mal para el almuerzo.

Regreso de nuevo a Miranda para exponer los coches en una calle peatonal, el que quiso se fue a comer unas ricas patatas con chorizo.
 

Junto a la cuneta y a la orilla del trigo estaba esta amapola, estaba sola  pero no por eso no tenía menos color y estaba linda, posiblemente no necesitase a nadie a su alrededor para brillar por si misma.

Entramos a una chocolatería, nos tomamos un café y tenían un bonito surtido de pasteles, pensé ¡¡quizás después de comer!! pero se chafó la tarde y nos tuvimos que marchar sin poder volver al lugar de los pasteles, que pena. 


Así se puso la tarde, de tal forma que apenas había visibilidad, el Austin Victoria con una sola velocidad en el limpiaparabrisas no daba abasto a despejar el agua que caía



Aquí se puede apreciar el recorrido, la velocidad, la altura, la fecha y hora.
 Así pasamos parte del domingo disfrutando con los coches clásicos, además de con los compañeros.